Ciudad de México, ciudad cosmopolita, casi la más grande del mundo, llena de diversidad, con mayor apertura en el país pero también, la menos incluyente.

El sábado pasado, me encontraba con mi mejor amiga y teníamos ganas de salir de fiesta en la noche.

Normalmente sabemos que Envy y Guilt cierran tarde por lo que, cuando queremos ir ya nos acostumbramos a llegar a las 2-3 am y pasarla increíble porque a pesar de la buena música, es de los únicos lugares que podemos seguir bailando a esas horas de la noche.

Quisimos llevar por primera vez a una amiga straight, le prometimos la mejor noche para bailar y disfrutar, pero todo fue lo contrario. Su conclusión es “como es posible que los mismos gays se discriminen y luego me quieran sacar dinero”. Aquí la historia.

La decepción del ambiente…

Eran las 2am y llegando a Envy había un cúmulo de gente en la entrada, un poco extraño que esté lleno a esa hora pero nada “fuera de lo normal”. Nos topamos con exclusión y discriminación.

Mientras todos rogando a las dos personas encargados de la entrada (esos personajes altos, grandes que deciden y tienen el poder de dejar entrar o no) para poder entrar al lugar, la respuesta de estos personajes; uno llamado “Santi” (pelo corto de lentes) el otro lo desconozco (pelo largo casi al hombro) fueron “Está muy lleno el lugar, tendremos que esperar al menos 45 minutos para que se esté vaciando” a la vez que dejaban pasar a diferentes grupos de personas que iban llegando y que ellos conocían.

Tomada el viernes 16 de junio 2017.

En el momento pasaron aproximadamente 25 personas, mientras que seguíamos esperando las 20 personas que llegamos antes. Modelos altas sudamericanas, hombres rubios y blancos en camisa y mocasín estilo “mirrey” y ellas, claro, en vestido de cocktail.

Pero ¿cómo? “¿no se supone que estaba lleno el lugar”?. No se supone que no se puede pasar porque no hay espacio?

Aquí es donde empieza la EXCLUSIÓN en los antros de Polanco.

Estos antros dedicados a “la comunidad LGBTTTI”, estos lugares donde se supone no debe haber diferencias, no señalamientos, no discriminación ni tampoco que dos personas decidan si eres capaz o “digno” de pertenecer a este lugar.

Todo esto lo observaba desde la parte de atrás, donde mi mejor amiga le decía a Santi (que bien nos ubica por ir medio seguido) si ya podíamos entrar y mientras yo platicaba con un amigo que estaba adentro y salió por nosotros para saludarlos para decirme “No entiendo porque no dejan pasar si adentro ni está lleno” y así fue… cuando entramos nos percatamos que el lugar no estaba tan lleno a pesar de ser las 2am, si, a las 3-3:30 el lugar se encontraba a reventar.

Debo confesar que soy de esos que les gusta ir a estos lugares y pasarla bien  ya que pocas veces he tardado tanto en entrar al lugar pero he leído mucho que varias personas no entran y los hacen esperar demasiado para acceder a Guilt (los sábados) o a Envy (los viernes).

Confieso que era muy fan de estos lugares, mi parte favorita: el horario y la música sin duda.

Pero me he dado cuenta que estoy formando parte de la exclusión y discriminación de México, que yo mismo por ir a estos lugares estoy siendo clasista y elitista.

¿Qué no puede existir un lugar más neutral en la CdMx?

Por un lado vas al Centro a Marrakech o a La Puri pero siempre sobrepasando su capacidad máxima de personas en donde, el ambiente y la música es bueno sin embargo la localización y el peligro de un accidente dentro del lugar por sofocamiento, alteración al orden o algo parecido siempre va a existir. Además de que a las 2:30 am ya te están corriendo.

Dentro de la zona centro está Kinky en Zona Rosa en donde el horario es más restringido; 2am ya no tienes oportunidad de entrar y por el contrario te están corriendo; la música es la misma todos los días y medio le agregan el hit del momento, cuando podrían renovar el ambiente y atraer a más gente.

Qué flojera que siempre es el mismo dj set, cuando creo que el potencial de ese antro es bastante bueno, precios accesibles y baños limpios comparando con los lugares a su alrededor. Y no olvidemos nombrar lo mejor del lugar: los litros.

Volviendo al tema, la única opción para seguirla bien con buena música es Guilt/Envy o Teatro Garibaldi, si, en la última opción no hay exclusión, hay entrada para todos pero también, entrar a Garibaldi a las 3-4am no es lo más seguro, por el contrario muchas veces te expones a un asalto además que, si no eres fan de los shows de drags o música de tu mamá no eres el target adecuado.

¿Qué pasa con los derechos LGBTTTI en México en materia de diversión?

Por qué en una ciudad llena de diversidad existe la exclusión y la discriminación más cuando la comunidad gay necesita de esta unión y fortaleza para luchar por muchas más cosas como son derechos e inclusiones. ¿Por qué tenemos que ponernos en frente de dos toros heterosexuales para que decidan si entramos o no a un lugar?.

Y no olvidemos a los famosos RP, que de Relaciones Públicas no tienen nada. Ahí tenemos a Vania, Alan Mike, Chavira, Norman, Andrés Albarrán, Memo y otros.. que únicamente hacen un descuento de $50 en el cover del lugar. ¿De verdad vale la pena ahorrar 50 pesos con el nombre de alguien a quien no le importamos? Ellos no hacen que tu experiencia en la noche sea mejor, no hacen nada por mejorar la inclusión y la discriminación del lugar, no, literal no hacen nada. Existen y ya, son sólo personajes inertes que no hacen comunicados de prensa, entrevistas, llamados, resolución de problemas como un buen profesional de Relaciones Públicas debería hacerlo.

Vaya, al menos mi grupo de amigos y yo no somos un consumidor promedio, de al menos una botella para arriba nos gastamos y no, no es presunción, es sobre la cantidad de dinero que estamos dejando en este tipo de lugares, al final estamos manteniendo y haciendo donaciones hacia perfiles excluyentes. Esa es mi gran preocupación y cuando dije “dónde carajos estoy dejando mi quincena”.

Y así es como estos lugares llenos de elitismo y clasismo son parte de ese cáncer discriminatorio que hace que la comunidad LGBTTTI se vea encerrada en una coraza rosa de cristal donde los rubios y ricos tienen acceso y el resto… que se vayan a La Puri.

Que yo recuerde, en los últimos 6 años que he frecuentado este lugar, la dinámica es la misma. Nuevas generaciones se unen, otros salen (salimos) y la misma calidad de personas se encuentra ahí… revolcada en el lugar y ambiente de siempre.

Lo peor…

Esto sin contar y señalar diversas situaciones graves  en diferentes ocasiones que también hemos descubierto:

  1. Exclusión en la entrada.
  2. Un mesero cobró más del 40% de propina en cada cuenta pagada, a la tercera vez nos dimos cuenta ya que (error de nosotros) no revisábamos y solamente firmábamos el voucher. El gerente nos compensó con un trago gratis a cada uno.
  3. Dos parejas de gays se hacen amigos de amigas heterosexuales, bailan, cantan, se regalan chupes. Al final de la jornada nocturna, estos “chichifos” cobran la cuenta a las amigas heterosexuales por un par de bebidas que regalaron. Ellos para no pagar un peso de la cuenta aprovechando que ellas, jamás lo vieron como un abuso, por el contrario, ellas pensaron que habían conocido gente y la estaban pasando bien.  
  4. Una mesera en ENVY sirvió un trago y se fue, pensábamos que era para nosotros pero no, simplemente tomo de nuestro servicio y se fue a servir al otro lado del lugar.
  5. Solo efectivo al pagar el cover ¿cómo por? lavado de dinero o qué…

Tuve la suerte de poder vivir fuera de México un largo tiempo, en España los antros gays son una chulada. TODOS ENTRAN, basta con hacer una fila, entrar en orden, pagar (o no) un cover que puede ser pagado con tarjeta y a su vez de cortesía en todos los lugares un trago que tu elijas..

La diferencia no radica en que sea un país europeo, la diferencia es el civismo y educación en la gente, no importando si se trata de un antro gay o no, el cliente es el que hace que un lugar se apodere de él y prefiera frecuentar esos lugares para compartir experiencias y buenos momentos con amigos, pareja, etc., no sintiéndose excluido, no sintiéndose discriminado, todos pertenecemos a un todo íntegro llamado sociedad.

México, todavía tenemos mucho pero mucho que aprender y sobre todo tenemos que aprender a ser cívicos y no entre minorías hacernos más pequeños e intolerantes. 

No se si funciona solo en CDMX pero supongo que en las otras sucursales de Guadalajara y Puebla deben ser casos similares.

Conclusión: México Nocturno No Es Incluyente…  

Por: @manu_mx

2 Comentarios

  1. ayer fui victima de una agresión por parte del gerente y su personal, la verdad no vale la pena poner en riesgo la salud por un lugar como este, se los comento por que no les importan para https://uploads.disquscdn.com/images/69db0cc29d227e10fbc0967500d54ad7173e462330987f84775536a2d204c56a.jpg nada los clientes y cuando eso pasa la gente puede estar en riesgo. Solicite una disculpa al dueño y hasta el momento parece ser que no le importo el incidente.

Deja un comentario